La movilidad da vida a nuestros terminales